Análisis y control de la implantación del cambio de marca

Comercios | 24/03/2015

Los cambios de nombre de marca son tan delicados que deben estar sujetos a un análisis y control permanente, que debe reforzarse durante las fases finales de la transición, para comprobar que los resultados organizacionales se han alcanzado de forma satisfactoria

Una vez que se han iniciado las acciones destinadas a la implantación de un cambio de nombre de marca, es importante continuar con la labor de análisis y control, con el fin de garantizar el éxito del desarrollo de dichas actuaciones. Al tener una gran importancia estratégica, no deberíamos escatimar en esfuerzos a la hora de hacerlo, partiendo por la designación de un consejo para el cambio, que lleve a cabo tareas de vigilancia y control de la evolución de la implantación, así como de los resultados de la misma.

Consejos para analizar y controlar una nueva marca

Para poder analizar un cambio de marca es importante tener claros los objetivos que se han establecido y/o los motivos por los que se ha llevado a cabo la modificación del nombre. En base a ello, se establecerá un guión y mecanismos de control para asegurarnos de que se sigan los pasos establecidos. Una vez terminada esta fase deberemos seguir observantes, para medir el impacto del cambioy descubrir si el cambio ha logrado cumplir las metas organizacionales establecidas. Para hacerlo, podemos tener en cuenta algunos fundamentos:

  • Seguimiento de los resultados de ventas
  • Encuesta al personal de atención al cliente
  • Encuesta directa al mercado objetivo
  • Entrevistas individuales con los responsables de área
  • Análisis de los impactos publicitarios
  • Control de las opiniones recogidas en redes sociales y plataformas online
  • Seguimiento específico de los objetivos preestablecidos
  • Estudio de implantación definitiva de la nueva marca en todos los soportes y medios corporativos. Check list
  • Reunión extraordinaria de resultados, con responsables de área financiera, marketing, dirección y otras áreas estratégicas involucradas
  • Planificación de las próximas acciones comunicativas y publicitarias
  • Estudiar la posibilidad de realizar ajustes en los objetivos de ventas

Antes de abandonar definitivamente la anterior marca, protejámosla para que todo lo que derivaba hacia ella pueda ser relacionado con la nueva denominación, de una forma u otra. Un buen cambio necesita de tiempo, por lo que no debemos dejarnos llevar por la precipitación, tampoco en las labores de análisis, que deben ser permanentes y que deben contemplar la posibilidad de desacelerar el proceso de cambio si fuera necesario. Queremos mejorar tanto la imagen como los resultados, siendo algo que podemos poner en peligro si no aplicamos los controles necesarios para descubrir el impacto real que tiene el cambio sobre nuestro mercado objetivo. Esto es tan importante al principio del proceso como al final.

En BBVA | Financiación para impulsar su empresa

En BBVA con tu empresa | ¿Realmente necesitas cambiar el nombre de tu marca?, Consejos básicos para elegir un nuevo nombre de marca, 17 consejos para implantar un nuevo nombre de marca Imagen | Robert Couse-Baker