Autónomo, ¿tienes claro cómo escoger el banco que más te conviene?

Autónomos | 22/09/2016

Los bancos ofrecen cada vez servicios financieros más específicos y ajustados a los distintos perfiles de autónomos. Las entidades se afanan en lanzar productos muy diversos para un colectivo muy heterogéneo y con necesidades diferentes según su actividad y facturación.
Comisiones, bonificaciones, ayudas... son muchos los aspectos que debe cuidar un autónomo a la hora de elegir un banco con el que operar
  • Compartir frase en
  • Google+
  • LinkedIn

Algunas condiciones como las comisiones “0” en cuentas, transferencias gratuitas o las bonificaciones en las cotizaciones a la Seguridad Social son ventajas comunes para cualquier trabajador por cuenta propia. Pero no todos los servicios ofertados son interesantes para los más de 3.200.000 autónomos en nuestro país.

Por este motivo, los pequeños empresarios deben detectar sus necesidades y escoger el producto que mejor se ajuste a su negocio. Los medios de pago, la inversión en tecnología o el posicionamiento comercial en internet son aspectos a tener muy en cuenta para la elección del su entidad.

Medios de pago

Los negocios dirigidos a los consumidores finales tienen una considerable dependencia de los medios de pago, sobre todo, si se tratan de comercios cuyos importes son elevados.Las empresas con una alta tasa de pago con tarjeta de crédito deberán examinar las condiciones que ofrece cada entidad, ya que las comisiones por venta pueden suponer una fuerte carga.También es imprescindible escoger un proveedor bancario que facilite un TPV (Terminal Punto de Venta) tecnológicamente avanzado para agilizar los pagos.

Algunas entidades financieras ofrecen una tarifa plana por módulos que ha convertido las comisiones por pago con tarjeta en un gasto mínimo. Las comisiones oscilan entre los 20 y 50 euros al mes en función de la facturación mediante tarjeta de crédito o debido.

La banca no se olvida de otro medio de pago como el cheque. Aunque los talones sean una forma de pago en declive, a cualquier negocio le viene bien limar cualquier tipo de gasto financiero.

E-commerce

Los comercios tradicionales no son ajenos a la revolución que supone vender por internet y, cada vez son más, los que quieren abrir un nuevo canal de venta. Los pequeños comercios carecen de recursos para crear un portal propio en la red de redes. Algunas entidades financieras han detectado este problema y ofertan la creación de una tienda virtual de forma gratuita.

Gastos con tarjeta

Las empresas pagan gastos de los más variadosmediante tarjeta de crédito. Pagos de billetes de transporte, hoteles, restaurantes, combustible y de otros proveedores representan en algunas compañías una parte muy importante de sus costes. Por este motivo, conviene revisar que nuestro banco no cobre cuotas anuales por el mantenimiento de las tarjetas de crédito o débito.

Al mismo tiempo, la banca ofrece herramientas informáticas para controlar en tiempo real el montante de los gastos y su procedencia.

Inversión tecnológica

Ninguna compañía puede dar la espalda hoy en día a la tecnología. Los ordenadores, los programas de contabilidad y cobro, las redes de datos o los teléfonos son imprescindibles para cualquier empresa. Por ello, las entidades suelen facilitar la financiación para invertir en tecnología.

Descuento combustible

Es habitual que autónomos y pequeños empresarios utilicen vehículo para su actividad diaria, por lo que el gasto en combustibles fósiles pesa en la partida de gastos. Un 2% de descuento sobre el consumo total de gasolina puede ser un alivio. Y así lo oferta un banco en nuestro país.

En BBVA con tu empresa | ¿Cuántas cuentas corrientes debe tener un autónomo?