Autónomos e Instagram, del ‘postureo’ a la generación de negocio

Autónomos | 19/04/2017

La red social de los mil y un filtros se ha convertido, poco a poco, en una de las más utilizadas del mundo. Es adictiva, fácil de usar y ofrece interesantes herramientas a la hora de compartir contenido. Estamos ante terreno abonado para los profesionales que quieran dar a conocer su trabajo de una forma original y efectiva.
Si vas a utilizar Instagram para promocionarte, piensa que será una parte más de tu trabajo y deberás dedicarle el tiempo necesario
  • Compartir frase en
  • Google+
  • LinkedIn

¿Por qué querría un autónomo compartir su trabajo cotidiano en una red social de fotografías? Para encontrar la respuesta vamos a ampliar el rango de búsqueda con una nueva pregunta: ¿por qué querría nadie compartir sus momentos cotidianos? Lo que comemos, lo que bebemos, con quién nos divertimos, qué nos apasiona, qué nos enfada… Lo queramos o no, Instagram construye una imagen de quienes somos, nos ayuda a proyectar al mundo una versión de nosotros mismos que puede corresponderse, más o menos, con la realidad.

Esa imagen, bien cultivada, puede traducirse en notoriedad, prestigio y reconocimiento para el profesional que plantee una adecuada estrategia de comunicación. En última instancia, hablamos  de generar negocio, de vender nuestra imagen para así vender nuestros productos o servicios.

Es cierto que hay profesiones más dadas a ser compartidas en Instagram que otras, pero la mayoría podrían fomentar una buena cuenta. Es cuestión de darle el enfoque adecuado y tener claro qué se quiere hacer de cara a crear una marca propia y ser reconocible en una de las redes sociales más importantes del momento. Veamos cómo pasar del ‘postureo’ a la profesionalidad en Instagram.

Tu perfil va a ser el de un profesional

El punto de partida lógico para crear una imagen de marca en Instagram es crear un perfil específico para tu alter ego profesional, uno que no tendrá nada que ver con el tú ‘de calle’, el que comparte fotos de sus escapadas de fin de semana o de los menú de degustación que toma de cuando en cuando.

Es imprescindible que aprendas a separar entre vida privada y profesional, aunque cuando se trata de un autónomo, no siempre es tan sencillo, ¿verdad?

Con este punto claro, puedes construir un perfil profesional que incluya una breve descripción muy clara sobre quién eres y qué haces. Huye de frases metafóricas y aforismos de todo tipo. Sencillamente, explica qué haces y acompáñalo de una foto de perfil adecuada en la que se te reconozca bien pero que no sea tan sobria como la que podríamos encontrar en un CV.

¿Cómo quieres contar lo que haces?

Estamos creando tu imagen de marca como autónomo y eso se traduce en que el protagonista debe ser tu día a día. Pero ¿cómo quieres contarlo? Aquí las posibilidades son ilimitadas. Algunos ejemplos:

  • Proceso de creación de tus productos y resultado final. Un carpintero podría hacer una serie de fotografías desde que comienza a tratar la madera hasta que termina de darle la última capa de barniz a su último encargo.
  • Localizaciones a las que te trasladas en tu jornada cotidiana y por qué lo haces. Un periodista podría dar buena cuenta de los lugares y gentes que conoce durante su jornada.
  • Problemas y soluciones. Un diseñador web podría hacer capturas de la página que va a rediseñar justo antes de emprender la tarea. Posteriormente podría mostrar el contraste entre la antigua web y la nueva.
  • Video-consejos. Un cocinero de catering que ofrece mini-vídeos de 30 segundos explicando pequeños trucos de cocina que utiliza en su día a día.

Dependiendo de tu profesión, puedes plantearte diferentes temáticas. Pero recuerda que en Instagram es altamente valorada la creatividad, así que no tengas miedo de experimentar con encuadres, desenfoques y demás funcionalidades de la aplicación – siempre con moderación-.

Una vez que tengas escogido un estilo, intenta ceñirte a él. Recuerda que con cada imagen estás transmitiendo una serie de ideas sobre ti y tu trabajo, así que piensa bien cómo quieres que te conozcan.

Tampoco te olvides de las descripciones. Son fundamentales para contextualizar y explicar tu trabajo. Si recuperamos el ejemplo del carpintero, este podría explicar los diferentes pasos que va realizando, las dificultades…

Por supuesto, cuando hablamos de Instagram debemos tener presente la importancia de los hashtags. Es la manera en la que vamos a hacer que el resto del mundo nos encuentre, así que escoger los hashtags adecuados no es un capricho, es una necesidad. Por lo tanto, es buena idea tener identificada una buena lista de hashtags relacionados con nuestra profesión para que los vayas utilizando conforme los necesites. Eso sí, no utilices decenas de hashtags. En estos casos, menos puede ser más.

Analiza lo que gusta y lo que no

Crear un buen perfil profesional en Instagram toma tiempo. Parte de este tiempo lo pasarás analizando qué funciona y qué no funciona entre tus seguidores. Por eso es importante que estés atento a esa fotografía que, de repente, tiene un pico de ‘likes’. Sigue por ese camino e intenta ir puliendo, poco a poco, tu estilo.

Definir una forma propia de hacer las cosas es una muy buena manera de crearnos una marca reconocible y llegar a más gente; otra estrategia que puedes desarrollar en paralelo es la de seguir otros perfiles relacionados con tu profesión. Colegas de trabajo, empresas, usuarios, clientes… ‘Investigar’ esa red de perfiles afines a tu profesión es algo que requiere tiempo, pero que se puede hacer de rato en rato y al final termina compensando.

Además, Instagram permite compartir fotos directamente en otras redes sociales, como Twitter y Facebook. Aprovecha esta funcionalidad para crear contenido interesante y difundirlo en todas tus redes de uso profesional.

Paciencia y sentido común

Instagram es una red social con un gran potencial, pero aprovecharlo siempre requiere tiempo, planificación y tener las ideas bastante claras. Si nunca has utilizado esta red social, ve poco a poco. Fíjate en lo que hacen otros profesionales de tu gremio y medita muy bien antes de publicar una foto o vídeo.

En BBVA con tu empresa | Lecciones de marketing que aprendimos enganchados a Instagram