Cuentas previsionales vs. cuentas provisionales

Pymes | 17/09/2013

Una letra puede cambiar el sentido de una palabra, así que cuidado cuando escribamos. Aquellos que no estáis versados en finanzas vais a comprobarlo a continuación, al tratar de distinguir entre las cuentas previsionales y las cuentas provisionales. Suenan muy parecido, pero se refieren a visiones económico financieras de la empresa muy distintas, y es importante que todo el mundo las distinga, incluídos aquellos que no están en contacto directo con la empresa.

Recordemos que las cuentas anuales están compuestas por el balance, cuenta de resultados, estado de orígen y aplicación de de fondos, memoria y estado de flujos de efectivo. En los casos que comentamos, se centrarn en los dos primeros registros, el balance y la cuenta de resultados, si bien en un caso se suele añadir algún documento adicional. Y es que conviene señalar que, en principio, y salvo obligaciones legales puntuales estamos hablando unas cuentas que, a diferencia de las anuales oficiales no son una exigencia normativa con una forma definida.

Las cuentas previsionales estarían formadas por unos balances y unas cuentas de resultados previsionales, es decir, por una previsión de futuro de la empresa. La firma, en base a sus estimaciones, partiendo de los presupuestos de ventas, del su estimación de la evolución de los costes, etc...construye un balance y una cuenta de resultados en el futuro. Son una estimación, que se suele acompañar de un presupuesto de tesorería, que analice la evolución de esta partida mediante los flujos financieros reales, más allá de los contables.

Las cuentas provisionales son algo bien distinto. Están formadas por un balance y una cuenta de resultados a una fecha igual o anterior a la del día de la emisión. El adjetivo provisional quiere decir que no son definitivas, que están pendientes de cierre, de ajustes, en algunos casos significativos: existencias, amortizaciones, gastos financieros, etc. Esto implica que las cifras pueden variar. Podríamos definirlo como un avance, como un borrador.

Mientras que las cuentas previsionales se usan a la hora de planificar el futuro (y de demostrar a los demás que somos capaces de ello, por ejemplo bancos e inversores), las provisionales se emplean para ir conociendo, sin esperar al cierre del ejercicio, la marcha de la actividad, para que sepamos donde estamos y para que lo sepan los demás (esos mismos bancos e inversores), y cuanto menos diferencia haya con las cuentas definitivas más fiables serán (y más fiables seremos para terceros.

Más información | AFIGE, Blog de Economía doméstica y pequeñas empresas

En BBVA con tu empresa | Los ajustes en el inmovilizado en el cierre anual, Documentos de llevanza obligatoria para las entidades mercantiles

Imagen | kenteegardin