Estas son las características que debe cumplir tu albarán

Estas son las características que debe cumplir tu albarán

Emprendedores | 02/08/2016

A pesar de no ser un documento obligatorio en una transacción o entrega de un pedido, el albarán resulta útil tanto al cliente como a la empresa que lo emite.
El albarán resulta útil tanto a la empresa que lo emite como al cliente, aunque no se debe confundir con la factura
  • Compartir frase en
  • Google+
  • LinkedIn

El albarán es el documento que certifica que hemos efectuado la entrega de un pedido. Como tal, no se debe confundir con la factura, puesto que no justifica el pago de la mercancía, sino que se ha recibido. Pero esto no quiere decir que entregar un buen albarán no sea importante tanto para ti como para tus clientes.

A nivel acreditativo, el albarán nos resulta de mucha utilidad de cara a demostrar que hemos entregado el pedido en tiempo y forma, ya que llevará la firma del receptor. Además, nos ayudará a elaborar la factura y nos servirá como documento de control del movimiento de productos de nuestra tienda o almacén. 

Para nuestro cliente, el albarán le resulta de utilidad para comprobar que todos los productos solicitados son los que le están entregando. Además y dependiendo de los datos incluidos en el albarán, podrá comprobar cuándo se envió el producto y calcular el tiempo que ha tardado en recibirlo, sobre todo de cara a futuras compras.

Por último, también a la empresa de transporte –en caso de que no seamos nosotros mismos quienes movemos nuestra mercancía- le interesa que utilicemos un albarán ya que, para ellos, es un justificante de que han entregado los productos y de que nuestro cliente ha quedado satisfecho con la entrega.

Vale. Tenemos claro para qué necesitamos un albarán. Veamos qué datos debe incluir para que sea un documento útil.

Requisitos del albarán

Fecha de emisión y procedencia de la mercancía.

  • Número de albarán – que nos ayudará a llevar un control más exhaustivo de nuestras ventas.
  • NIF y domicilio del vendedor y del cliente.
  • Número de productos y descripción de los mismos.
  • Fecha y lugar de entrega.
  • Firma del cliente.

Clases de albarán

No todos los albaranes son iguales.Dependiendo de la información que aportan podemos dividirlos en dos tipos:

  • Albarán valorado: es aquel que incluye el precio de los productos así como los posibles descuentos que se les apliquen. Además, detalla el IVA. Este documento no tiene por qué ir acompañado de la factura.
  • Albarán sin valorar: se limita a la descripción de los productos entregados. Es necesario acompañarlo de su correspondiente factura.

Sea cual sea el tipo de albarán pro el que optes, piensa siempre en términos de utilidad para mantener un control más exhaustivo de tus cuentas y ventas.

La utilidad legal de un albarán

Anteriormente te comentábamos que la firma de un albarán es un documento acreditativo de entrega.  Y no solo eso: a partir de su firma comienza a contar el plazo del pago de la factura, según la Ley 15/2010 del 5 de julio, la referente a la morosidad.

Como vendedor, tener un albarán firmado que justifique la entrega de los productos te ayudará a exigir el pago.

En BBVA con tu empresa | Opciones de entrega para tu tienda online