Hacia la reinvención del comercio de proximidad

Comercios | 15/05/2017

En plena efervescencia de los e-commerce como una de las formas de negocio que más se están desarrollando en los últimos años, el comercio tradicional, de barrio, parece querer adaptarse a los nuevos tiempos para seguir a pie de calle junto al consumidor del siglo XXI.
La sensibilización hacia el comercio de proximidad es una de las claves de su futuro
  • Compartir frase en
  • Google+
  • LinkedIn

La eclosión de las tiendas digitales parecía haber condenado - a largo plazo - al comercio tradicional a un segundo plano, cada vez más minoritario y complejo de rentabilizar. A la vez que los e-commerce mejoraban sus servicios, ampliaban sus catálogos y reducían costes, los comercios de proximidad que antaño dieran vida a los barrios de las ciudades comenzaban a vislumbrar un futuro cada vez más incierto.

Sin embargo, los últimos datos ofrecidos por la Confederación Española de Comercio – CEC - en su informe anual indican que el comercio de proximidad, pese a los numerosos retos a los que se enfrenta, goza de buena salud y parece estar entrando en una fase de crecimiento. Por ejemplo, en 2016 el comercio creó 76.000 empleos netos, 36.200 solo en comercio minorista; además, la facturación en 2015 –último dato disponible- aumentó un 3,6% con respecto al año anterior. Estas dos cifras son solo una pequeña muestra de que algo está cambiando en el comercio de proximidad. Pero, ¿qué?

Las nuevas estrategias de los comercios de barrio

El empuje de las grandes superficies y centros comerciales, unido a la llegada de los e-commerce, motivó que la Confederación Española de Comercio haya redactado una suerte de ‘libro blanco’ de 100 propuestas para que el sector del comercio se convierta en “una prioridad de futuro”.

Una de las sugerencias más representativas es la que tiene que ver con la innovación, las nuevas tecnologías y el comercio electrónico. Desde la CEC se pide “Impulsar un Plan de ayudas específico sectorial para reducir la brecha digital en las pymes comercio con el objetivo de potenciar la adopción generalizada de soluciones TIC por parte de las pymes del sector comercio con la finalidad de generar un impacto positivo sobre su productividad, su competitividad y la rentabilidad de sus negocios y favorecer al tiempo, su internalización a través de esta vía”.

Y eso es, precisamente, lo que parecen estar haciendo muchos comerciantes: tomar la tecnología y las posibilidades de internet como aliadas a la hora de darse a conocer, mejorar su día a día y, en última instancia, facturar más. En este sentido, hay ciertas claves que merece la pena destacar:

  • El inestimable apoyo del marketing digital: una buena presencia en las redes sociales, una página web útil y una adecuada estrategia en internet son estrategias cada vez más utilizadas por los comerciantes, incluso aquellos que lideran comercios de barrio ‘de toda la vida’.
  • La adopción de herramientas informáticas: desde un programa de contabilidad hasta otro que ayude a controlar el stock, los programas especialmente diseñados para negocios son uno de los grandes avances que prácticamente cualquier comercio ha adoptado como propio. Un buen ejemplo lo encontramos en servicios específicos como Comerce 360, que ofrece BBVA.
  • La llegada del TPV: sin duda, la implantación del TPV como una forma más de facilitar el pago a los clientes está ayudando a los comerciantes no solo a controlar mejor sus cuentas, sino a conocer mejor a su público y a agilizar los pagos cotidianos.

Sensibilización sobre el papel del comercio de proximidad

Uno de los caballos de batalla que se extienden a lo largo de todo el documento de la CEC tiene que ver con reivindicar el papel y prestigio del comercio de proximidad. De hecho, es el primero de los puntos que se tratan en el decálogo de medidas para apoyar el comercio: “Apoyar iniciativas que permitan ensalzar el papel del comercio y su aportación a la sociedad y a la recuperación económica así como la puesta en valor de la actividad comercial, reforzando el prestigio en el ejercicio de la profesión de comerciante. En este punto, resultaría conveniente impulsar, al tiempo, una campaña de difusión en medios de comunicación destacando sus valores de calidad, proximidad y trato cercano y especializado”. Se trata pues, de recordar al gran público las ventajas de comprar en los comercios de barrio.

Ese papel del que se habla en el documento tiene que ver también con el rol que los comercios juegan como elementos de configuración de una ciudad. Así se explica en otro de los puntos más relevantes: “Definir políticas urbanas para garantizar la sostenibilidad y competitividad del comercio de ciudad y evitar la desertización de los núcleos urbanos, llevando a cabo una acción coordinada en la reordenación urbana y en las actuaciones de urbanismo comercial, promoviendo al tiempo la reconversión de locales comerciales vacíos y la reagrupación de la oferta comercial”.

La importancia de la formación

Mencionando un tercer elemento clave para la CEC en el desarrollo futuro de los comercios de proximidad, la formación se encuentra entre las sugerencias más destacadas. Se busca “establecer, en estrecha colaboración con las organizaciones empresariales más representativas del sector, el diseño, planificación, gestión y ejecución de estrategias formativas específicas para el comercio, adecuadas y actualizadas a las necesidades y demandas de los nuevos perfiles de consumidores y los cambios del mercado”.

El aprendizaje de idiomas o la formación específica en el manejo de las TICS son solo dos de las claves que se apuntan como posibles formas de mantener una formación acorde con los retos a los que se enfrentan los comercios de proximidad.

En BBVA con tu empresa | Centros comerciales o comercio a pie de calle, ¿dónde abrir tu negocio?


ctawf1_post_step1a