La complicada jubilación del autónomo

Autónomos | 16/12/2016

Los trabajadores por cuenta propia reciben, de media, una pensión por jubilación un 23 % menor que la de los trabajadores por cuenta ajena jubilados. Esta situación, unida a cambios legislativos relativamente recientes, está propiciando que muchos autónomos mayores de 65 años vuelvan a trabajar.
El plan de pensiones es interesante para autónomos porque no exige una cantidad mínima al mes y tiene importante ventajas fiscales
  • Compartir frase en
  • Google+
  • LinkedIn

La jubilación del autónomo siempre ha sido complicada. Históricamente este colectivo de trabajadores ha disfrutado de una menor pensión pública debido, principalmente, a que la gran mayoría ha cotizado toda su vida laboral por la base mínima. Los datos lo resumen bastante bien: en este 2016 que ya acaba la pensión media del autónomo jubilado era de 691,49 euros, mientras que la del trabajador por cuenta ajena roza los 900 euros.

Esta situación, unida a la crisis económica y a recientes cambios legislativos, ha hecho que en los últimos años un número cada vez mayor de autónomos jubilados haya decidido volver a trabajar. La responsable, en parte, es la reforma legislativa de 2013 que permite compatibilizar el cobro del 50 % de la pensión junto con la actividad laboral. De esta forma, los trabajadores autónomos pueden continuar cotizando y ahorrando mientras reciben la mitad de la pensión que les corresponde.

A esta fórmula ya se han adherido más de 24.000 autónomos, lo que representa un total del 85 % de los trabajadores que han decidido continuar con su vida laboral más allá de la jubilación. Cabe señalar que para acogerse a esta medida, el trabajador deberá haber cotizado el número de años mínimo exigido para alcanzar el 100 % de su jubilación.

Actualmente el gobierno está planteando una reforma que permitiría cobrar el 100 % de la pensión mientras que se sigue trabajando pasados los 65 años – o la edad que le corresponda a cada trabajador en su momento. Sin embargo, esta medida no termina de resolver la brecha entre la pensión de los trabajadores por cuenta propia y por cuenta ajena. Además, está el hecho de que los autónomos, al igual que el resto de trabajadores, tienen derecho a disfrutar de su jubilación sin preocuparse por completar su pensión con un trabajo. Y ahí es donde entran en juego las alternativas.

El plan de pensiones para el autónomo

De entre todos los productos de ahorro e inversión, el plan de pensiones es uno de los más utilizados en España debido, principalmente, a sus interesantes ventajas fiscales ya su rentabilidad en comparación con el riesgo que supone para el ahorrador.

Entre sus ventajas se encuentra que es una forma de ahorro muy flexible en la que la cuota anual a aportar es mínima o inexistente. Además, toda aportación –hasta un límite de 8.000 euros anuales- desgrava en la declaración del IRPF, con el consiguiente ahorro que esto supone. Si quieres, te contamos más en el siguiente artículo.

En BBVA con tu empresa | El plan de pensiones contado en clave de autónomos