Los alimentos ecológicos ya no son sólo para 'hipsters'

Agricultura | 02/05/2017

Un importante estudio europeo sitúa a España en el ‘top 10’ de los países comunitarios que más productos ecológicos consumen. Repasamos cómo ha evolucionado este mercado y qué perspectivas tiene por delante.
Los productos ecológicos van mucho más allá de la alimentación y cada vez tienen más respaldo por parte de los consumidores
  • Compartir frase en
  • Google+
  • LinkedIn

Es cierto que lo sano, lo natural, lo bajo en calorías o lo directamente ecológico – términos que no son lo mismo pero que suenan igual de bien en el imaginario colectivo- ha crecido en popularidad en los últimos años. Poco a poco, los consumidores comienzan a fijarse en la cantidad de azúcares que llevan los alimentos que consumen e incluso comienzan a preocuparse de la procedencia de su comida y de qué forma ha sido criada o cultivada.

Aunque los denominados ‘hipsters’ son solo una de las muchas tribus urbanas o colectivos que se preocupan por mantener una alimentación saludable – con los sectores ecologistas a la vanguardia – sí nos sirven de ejemplo como público objetivo que hasta ahora se consideraba nicho de mercado para este tipo de productos ecológicos. Hasta ahora, porque lo ecológico está siendo cada vez más demandado entre el público español, según demuestra el informe ‘Organic in Europe: prospects and developments’. En este documento, España se sitúa en el puesto número ocho de en cuanto a venta de productos ecológicos en una lista que encabeza de largo Alemania y en la que también se encuentran Francia, Reino Unido, Italia o Suiza.

En concreto, la cifra de facturación de productos ecológicos ascendió en 2015 – último dato conocido - a 1.453 millones de euros, lo que ha supuesto un incremento del 45% con respecto a la cifra recogida en el anterior estudio. Esto quiere decir que en España se comienzan a consumir más cantidades de productos ecológicos, de los que hasta ahora se exportaban el 80% de la producción. Y es que España es el primer productor ecológico de Europa y el sexto del mundo, aun a pesar de que a nivel interno, sólo ahora parece estar despegando el conocimiento y consumo lo ecológico.

Lo ecológico, mucho más allá de lo agro

Parte de este incremento en el consumo interno de productos ecológicos viene dado por un mayor conocimiento del gran público, que ha comenzado a descubrir que ecológico no es igual a vegetariano. Ni mucho menos. En la actualidad existe una amplísima gama de productos que tienen por base una filosofía ecológica y que satisfacen todo tipo de necesidades del consumidor: droguería, suplementos, carnicería, jardinería… y un sinfín más de bienes que, como se puede comprobar, no son solo alimenticios.

Esta variedad de productos, además, está comenzando a ‘salir a la luz’ gracias a los e-commerce, que están facilitando que potenciales clientes que no tienen acceso a un comercio ecológico, puedan disfrutar también de esta tendencia.

Los retos del sector

Según recoge el Instituto Superior de Medio Ambiente, uno de los retos más destacados de las empresas ecológicas es “lograr que en el 2030 un 20 % del consumo interior sea de productos ecológicos, frente al apenas 2 % actual, para lo que ha reclamado que las administraciones primen esta producción en las licitaciones de comidas para centros educativos, residencias o instituciones oficiales”.

En BBVA con tu empresa | Emprende en verde gracias a las franquicias ecológicas