¿Por qué se han vuelto tan populares los planes de pensiones?

Autónomos | 21/12/2016

El complicado estado de la ‘Hucha de las Pensiones’, unido a una mayor concienciación por parte de los trabajadores, han convertido a los planes de pensiones en una herramienta cada vez más apreciada para asegurar una jubilación adecuada, sobre todo entre el colectivo de autónomos y emprendedores.
Los planes de pensiones son productos muy flexibles que permiten al cliente aportar la cantidad que este escoja, sin imponer una cuota mínim
  • Compartir frase en
  • Google+
  • LinkedIn

Una de las características que definen a los emprendedores es que son personas con capacidad de marcar estrategias, de planear con antelación y buscar la forma de sacarle el máximo partido a recursos que, en ocasiones, son escasos… como por ejemplo, el dinero que pueden destinar a su futura jubilación. Porque es innegable que cuando se está creando un proyecto empresarial, entre las prioridades de gasto no se encuentra una futura jubilación que todavía se ve con décadas de distancia. Error. Precisamente quienes menos asegurada tienen su pensión pública, son aquellos que deberían estudiar con más cuidado sus opciones. Y pocas formas de ahorro se adaptan mejor al emprendedor que los planes de pensiones. ¿Por qué?

El valor de la flexibilidad

El funcionamiento de los planes de pensiones es relativamente conocido entre el gran público: se nutren de las aportaciones que hacen sus clientes para, con un dinero en común, invertir en diferentes activos de renta fija o variable y proporcionar una rentabilidad que podrá ser disfrutada en el momento de la jubilación. Hasta aquí nada nuevo, pero debemos observar con detalle cómo funcionan los planes de pensiones para ver por qué son un instrumento de ahorro tan interesante para quienes están liderando la creación de su propio negocio.

En concreto, los planes de pensiones son productos muy flexibles que permiten al cliente aportar la cantidad que este escoja, sin imponer una cuota mínima. Por ejemplo, durante los primeros años de nuestro negocio, esos en los que todavía estamos  creando una base de clientes y todavía no hemos recuperado la inversión, podemos destinar un menor dinero a nuestro plan de pensiones. De esta forma, conforme nuestra empresa o comercio vaya mejorando sus números, nosotros podremos ir aumentando la cuota que pagamos, siempre con un límite de 8.000 euros anuales.

Otra de las ventajas que ofrecen los planes de pensiones es que toda aportación desgrava en la declaración del IRPF reduciendo la base imponible. Esta característica los hace especialmente útiles de cara a ahorrar en impuestos, algo que vendrá muy bien sobre todo durante esos primeros años de proyecto empresarial en los que todo dinero ahorrado es bueno. Eso sí, hay que tener en cuenta que a la hora de recuperar el dinero invertido en el plan, este tributará como bienes del trabajo.

No hay por qué esperar a la jubilación

Una tercera clave a tener en cuenta es que los planes de pensiones han modificado su normativa recientemente. Ahora se pueden retirar los fondos invertidos en el plan, así como su posible rentabilidad, pasados 10 años desde la contratación del plan – a partir de 2015 -. De esta forma, lo que hasta ahora era un gran impedimento para muchos ahorradores, que temían no poder acceder a su dinero hasta que llegaran a los 65 años, se ha convertido en una ventaja más de este tipo de productos.

Así que, si eres emprendedor, escojas el negocio que escojas, piensa que también deberías destinar un pequeño porcentaje de tu dinero a tu jubilación.

En BBVA con tu empresa | ¿Cuánto desgrava un plan de pensiones de un autónomo?