¿Sabes cuánto cuesta poner en marcha tu idea?

Emprendedores | 23/03/2017

Todo proyecto empresarial necesita un plan de negocio y una de las partes más importantes de este tiene que ver con el capital inicial que necesitas. Tener muy claro desde el principio de cuánto dinero requieres para ponerte a funcionar te ayudará de muchas maneras.
Saber cuánto dinero necesitas para emprender te ayudará a escoger la mejor financiación para tu negocio
  • Compartir frase en
  • Google+
  • LinkedIn

Has tenido esa idea estupenda que se va a convertir en un maravilloso negocio. Tras la emoción inicial, toca ‘bajar a tierra’ el proyecto y comenzar a ponerle números a todas esas cosas que quieres hacer, es decir, calcular el capital inicial que necesitas para montar tu empresa. ¿Por qué?

En primer lugar, porque cuanto antes sepas –de la manera más aproximada posible- cuánto dinero necesitas, mejor podrás decidir qué financiación necesitas o te conviene. No es lo mismo emprender una búsqueda 5.000 euros que una de 20.000, ¿verdad? Además, en el momento en que conozcas el coste de tu idea, podrás comenzar a calcular si es o no rentable y cuándo podrás hablar del retorno de la inversión o de beneficios contantes y sonantes.

Así que, con estos objetivos en mente, vamos a enumerar los principales gastos que tienes que tener en cuenta a la hora de emprender un negocio.

Gastos administrativos

Estos gastos pueden variar bastante dependiendo del tipo de sociedad que vayas a constituir. Por ejemplo, una Sociedad Limitada requiere un capital mínimo de 3.000 euros mientras que una Sociedad Anónima requiere 60.000 euros – aunque aquí existen muchos matices, porque no todo el dinero tiene por qué estar depositado en el banco-. De cualquier forma, este gasto también puede ser considerado una inversión, ya que el dinero puede ser utilizado para sufragar adquisición de muebles, equipos informáticos, etcétera.

Además, a la hora de crear una empresa hay que sortear toda una serie de trámites burocráticos y algunos de ellos pueden llegar a ser bastante costosos, como las tasas notariales, los impuestos y tasas locales o autonómicas… Asegúrate de tener muy claros cuáles son estos trámites antes de plantearte el siguiente paso.

Gastos propios del desarrollo de la idea

Como a la hora de emprender no se trata de lanzarnos a una piscina, sino de conocer en cada momento en qué punto estamos, antes de iniciar nuestro negocio existen una serie de tareas que necesitamos sacara adelante. Y esas tareas suelen acarrear costes.

Por ejemplo, es imprescindible elaborar un estudio de mercado durante las primeras fases de nuestro proyecto empresarial. ¿Existe demanda de nuestro producto o servicio? ¿Qué público objetivo tengo? ¿A cuánto tendría que cobrar mis servicios para ser competitivo y rentable? Todas estas y muchas más preguntas son las que persigues responder con un estudio de mercado; ya lo hagas tú o lo encargues a una empresa especializada, esta investigación lleva tiempo y dinero.

Otro gasto importante dentro del propio desarrollo de la idea es crear tu Producto Mínimo Viable, es decir, una versión ‘beta’ del producto que vas a comercializar. Este PMV suele conllevar costes, trata de cuantificarlos.

Por otro lado, hay un cálculo que muchos emprendedores suelen obviar y que, sin embargo, puede ser decisivo a la hora de saber si el proyecto es o no viable: ¿cuánto dinero necesitas para vivir durante los primeros meses o años, antes de que tu idea arranque y comiencen a entrar los fondos? Haz el cálculo y añádelo a tus gastos.

Gastos de la puesta en marcha del negocio

Lo que se denomina el capital de inversión es el dinero que necesitas para, una vez que tienes claro el proyecto, hacerlo realidad. Aquí entran en juego multitud de factores que podemos dividir en fijos y variables, por ejemplo:

  • Alquiler o compra del local.
  • Creación de inventario.
  • Equipamiento como mobiliario, equipos informáticos…
  • Servicios como la luz, el agua, el gas…

Es muy difícil acotar este tipo de gastos, ya que dependen enormemente del negocio que se vaya a crear. No obstante, formarán el grueso del capital que necesitas para hacer tu idea realidad.

En este capítulo también podemos incluir el presupuesto del cash flow o flujo de caja, al que le dedicamos un artículo entero que puedes consultar aquí.

Gastos de personal

Si necesitamos crear un equipo de trabajo para poner en marcha nuestro negocio, también tendremos que calcular el coste de incorporarlos a nuestra empresa, así como el de mantenerlos durante el tiempo que estén contratados.

Precisamente por este motivo, es importante que todos estos cálculos que hemos mencionado tengan como marco temporal, como mínimo, un año. Eso te ayudará a ver tus cuentas con perspectiva y a desarrollar un proyecto empresarial mucho más acorde con la realidad.

En BBVA con tu empresa | 6 razones por las que nos conviene la financiación ajena para montar un negocio