Tesorería de una empresa: La financiación del activo

Financiación del activo fijo

Pymes | 16/03/2015

Una financiación errónea puede ser muy perjudicial para tu empresa. Descubre las implicaciones de financiar el activo fijo con préstamos a largo plazo

La forma en la que una empresa financia sus activos puede ser determinante, debido al impacto que una mala política puede tener sobre los resultados económicos de la cuenta de resultados. En caso de no disponer de recursos propios suficientes para realizar el desembolso necesario sin comprometer nuestra liquidez, es importante que analicemos nuestras opciones, que van desde la solicitud de préstamos, hasta las fórmulas de renting, leasing, factoring y demás.

Cabeza en la financiación, ojos en la tesorería

El comienzo de estos problemas puede evidenciarse en el fondo de maniobra, cuando nuestras obligaciones de pago no cuadran con nuestros derechos de cobro. Entonces, podemos vernos en la necesidad de acudir a vías de financiación, teniendo que elegir la fórmula más adecuada para no comprometer las cuentas de la empresa.

Es muy importante realizar un correcto control de la tesorería antes de acudir a vías externas de financiación, para determinar la naturaleza de nuestras necesidades

Los créditos a largo plazo deberíamos reservarlos para activos con una larga vida útil o para necesidades de tipo permanente, no solo porque estaremos hablando de importes más relevantes, sino también porque hacerlo a corto plazo puede lastrar las cuentas de la empresa de forma notable, ya que además suelen tener unas condiciones menos favorables.

De esta forma, para la compra de un local comercial, es adecuado acudir a productos de crédito a largo plazo, mientras que las necesidades de financiación del circulante pueden ser afrontadas mediante créditos a corto plazo, descuento de pagarés o anticipo de créditos comerciales (norma 58).

Todo esto puede resultar obvio a priori, pero no es más que la punta del iceberg de lo que supone la política de financiación de activos. Por ejemplo, acudir a pólizas de crédito para financiar activos a corto puede resultar problemático, cuando las necesidades de tesorería pasan a ser permanentes.

Recalcula la vida efectiva de tus activos a la hora de estudiar sus posibilidades de financiación. No hacerlo puede comprometer tu cuenta de resultados, al mismo tiempo que es posible que aparezcan gastos financieros adicionales que terminen convirtiéndose en un problema grave.

En BBVA con tu empresa | Cuatro frentes para que la pyme mejore el acceso al crédito, Las ventajas del confirming, Ahorra dinero y tiempo con las cláusulas de renovación crediticia, Seis fuentes de financiación para la empresa a corto plazo, Financiación a largo: cómo dar estabilidad a tu balance Imagen | 401(K) 2012